Muchas empresas deciden no realizar pruebas de drogas a sus empleados, ya sea antes o después de contratarles. En la mayoría de los casos, esto teniendo que ver con un intento de disminuir los costos.

Esta actitud puede afectar a la empresa, especialmente si accidentes, lesiones y/o daños a propiedad ocurren como resultado de empleados que estan bajo la influencia de las drogas en el trabajo. De hecho, estos riesgos representan gastos mucho mayores que la aplicación de las pruebas.

Las drogas pueden afectar la capacidad intelectual, disminuir el desempeño y comprometer la seguridad para toda la empresa. A continuación algunas razones importantes que motivarían a una empresa a iniciar con una política de pruebas de drogas de pre-empleo.

 

  • Descartar candidatos no aptos

Si a usted le llama la atención que los empleados que sufren de temas relacionados con el abuso de drogas y alcohol y sus efectos respecto a su desempeño en el trabajo, usted quizá este dispuesto a apoyarles, posiblemente ofreciendo acceso a programas de rehabilitación o simplemente dándoles el tiempo para rehabilitarse. Una vez que usted ha invertido en traer a alguien a su empresa, quizá usted este mas interesado en ayudarle a resolver su problema.

Sin embargo, si usted pudiera decidir antes de realizar una contratación, quizá usted deba saber si un empleado implica un riesgo para su empresa por su uso de drogas de abuso. Las pruebas de drogas de pre-empleo le brindan información oportuna al patrón para conocer los riesgos asociados a la contratación de una persona.

  • Alertar respecto a la aplicación continua de pruebas

Cuando usted incluye una prueba de drogas como parte de su proceso de contratación, no solo se mejora su información sino también le dejan saber a los posibles candidatos a ocupar el puesto de trabajo, que la empresa puede posteriormente pedir otros exámenes. Hay mucho menor resistencia por parte de los empleados cuando desde que se le contrata son sometidos a exámenes antidoping a que se realizen posteriormente.

 

  • Mejorar la seguridad del Centro de Trabajo

Los empleados que consumen drogas y/o alcohol en el trabajo representan un riesgo para si mismos y para sus compañeros de trabajo. Hay serios riesgos para el negocio. La empresa tiene como responsabilidad la seguridad de sus empleados y brindar un centro de trabajo apto para trabajar. Las pruebas de de drogas de pre-empleo pueden ayudar a asegurar que se tomen las mejores decisiones de contratación en beneficio de la compañía y la seguridad de la misma.

  • Reducir costos

Imagine lo que sucedería si un empleado intoxicado se reuniera con clientes o dijera o hiciera algo que arruinara un convenio de negocio. Peor que ello, un empleado intoxicado podría causar un accidente utilizando maquinaria o medios de transporte de la empresa.

Los costos de las pruebas de drogas son muy inferiores a los costos potenciales en caso de una mala contratación.

  • Contratar a los mejores empleados

El fin último es contratar al mejor candidato para cada puesto de trabajo. Mientras que un candidato pueda aparecer perfecto en papel, un empleado que utiliza drogas en el trabajo no es un activo, sino un riesgo. Las empresas deben saber bien a quien están contratando antes de tomar una decisión.